Navidades forzosas

Toca la imagen del cálamo de abajo para acceder gratis a nuestra mejor selección de cuentos con actividades. Descárgalos y disfruta de ellos siempre que quieras

Advertisement

¿Dónde empezar? Descarga la guía gráfica "Educar con cuentos", disfruta nuestros videocuentos y prueba Jakhu Cuentos, nuestra app de cuentos infantiles.

Ficha del cuento
8.5

Valores

Compromiso e implicación para mejorar el mundo

Enseñanza

Cambiar y mejorar el mundo es una tarea que debe empezar por nuestro propio cambio y mejora personal

Ambientación

Un ciudad en Navidad

Personajes

Un hombre y varias personas

Abajo tienes el texto del cuento y un enlace para descargarlo. Úsalo para trabajar el desarrollo emocional y cognitivo de tus niños o tu bebé, y ayudarte en tu labor de padre o madre

Advertisement
Descargar
Imprimir

Navidades forzosas

Llévate estos cuentos
Cuentos para niños
Cuentos para dormir

Cuento sobre la Navidad

Hubo una vez un hombre tan harto de ver tantas cosas malas por el mundo, que una Navidad deseó que todo el mundo fuera bueno y tuviera espíritu navideño. Y resultó que, mágicamente, su deseo se vio cumplido. Cuando salió a la calle, todo el mundo parecía feliz y nadie era capaz de hacer mal. Unos niños tiraron piedras a un perro pero, por el aire, las piedras se convirtieron en nieve; un hombre cruzó la calle despistado, y cuando el conductor sacó medio cuerpo por la ventanilla para gritar algo, le dio los buenos días y le deseó felices fiestas; y hasta una mujer rica que caminaba envuelta en su abrigo de pieles, al pasar junto a un mendigo, cuando parecía que iba proteger aún más su bolso, lo agarró y se lo dio lleno, con todo el dinero y las joyas.

Nuestro navideño hombre estaba feliz, pero la cosa cambió cuando fue a pagar en el supermercado. Le atendió aquella cajera que lo estaba pasando tan mal por falta de dinero, y pensó en dejarle de propina lo justo para poder tomarse luego un chocolate caliente, pero antes de darse cuenta, sin saber muy bien cómo, le había dejado de propina todo el dinero que llevaba encima. Y si aquello no le hizo mucha gracia, menos aún le gustó cuando en lugar de ir al gimnasio subió al autobús que iba a la prisión y se pasó un par de horas visitando peligrosos delincuentes encarcelados, y otro par de horas escuchando la pesada charla de una anciana solitaria en el asilo, en lugar de ir a ver una preciosa obra de teatro sobre la Navidad, tal y como había previsto.

Molesto por todo aquello, sin saber qué le empujaba a obrar así, empezó a comprobar que todo el mundo tenía aquel perfecto espíritu navideño gracias a que se había cumplido su deseo. Pero igual que él mismo, casi nadie estaba a gusto haciendo todas aquellas justas y generosas cosas.
Entonces se dio cuenta de lo injusto que había sido su deseo: había pedido que todos mejoraran, que el mundo se hiciera bueno, cuando él estaba realmente lejos de ser así. Durante años se había creído bueno y justo, pero habían bastado un par de días para demostrarle que era como todos, sólo un poco bueno, sólo un poco generoso, sólo un poco justo... y lo peor de todo, no quería que aquello cambiase.

Hay quien dice que todos somos como ese hombre. También hay locos que dicen que bastaría con que un hombre cambie para cambiar el mundo. Y algunos, mis favoritos, dicen que ya ha llegado la hora de cambiar a ese hombre sólo un poco bueno que llevamos con nosotros a todas partes.


Puntuación media: 8.5 (193 votes)

Otras versiones y opciones de este cuento

Como afiliados de Amazon ganamos dinero por las compras realizadas a través de este enlace

si te gustan estos cuentos, puedes recibir las nuevas publicaciones por eMAIL

( afortunadamente, enviártelos no nos cuesta nada )

¿Prefieres buscar los cuentos, o utilizar los valores o personajes que contienen? También puedes hacerlo utilizando estos enlaces

buscar en la colección

Niños con valores

Esta es una lista de los distintos tipos de clasificaciones de los cuentos infantiles en que está organizado este sitio




Si lo que quieres es corregir conductas, aquí tienes los cuentos para corregir comportamientos

Comentarios

Buen cuento, pero cuidado con

Buen cuento, pero cuidado con los errores ortográficos.

Me agrado. Muchas veces

Me agrado. Muchas veces pedimos a Dios cosas, como por ejemplo los cambios en nosotros mismos, y cuando él actua, no nos damos cuenta y entonces le preguntamos por que nos pasan las cosas. Lo importante es aceptar su voluntad y no solo pedir para uno mismo, mas bien que lo que pidas para ti, también beneficie a quienes te rodean.

el cuento es muy bueno y lo

el cuento es muy bueno y lo que pienso es que respecto a pensamiento de el hombre es que todo es posible si realmente lo quiere uno pero estamos lejos de lograrlo pero no hay peor lucha que la que no se hace

Felicitaciones a los

Felicitaciones a los creadores de esta página. ¡¡¡ Es genial!!!
Soy una profesora de lenguaje jubilada, pero lo que ahora no hago para mis alumnos, lo disfruto con mis nietos y aquí hay una fuente inacabable de entrenimiento simpático y estimulante.
Tengan todos ustedes una Navidad llena de Amor y Amistad.
Con gratitud y admiración desde Chile
Lili

le dire que soy madre de

le dire que soy madre de cuatro estudiantes y estos cuentos me han servido para trabajos especiales que le piden de la escuela en especial de la clase de español de grados intermedio se losrecomiendo a todos y alos encargados de esta seccion los felicito esto es excelente muchas gracias