Un hueco en el belén

Toca la imagen del cálamo de abajo para acceder gratis a nuestra mejor selección de cuentos. Descárgalos y disfruta de ellos siempre que quieras

Advertisement

¿Dónde empezar? Descarga la guía gráfica "Educar con cuentos", disfruta nuestros videocuentos y prueba Jakhu Cuentos, nuestra app de cuentos infantiles.

Ficha del cuento
9.8

Valores

Espíritu navideño

Enseñanza

Todos y cada uno somos importantes, y la mejor forma de hacérselo sentir a los demás es con actos de amor y servicio

Ambientación

Un belén de figuritas

Personajes

Las figuras de un belén navideño

Abajo tienes el texto del cuento y un enlace para descargarlo. Úsalo para trabajar el desarrollo emocional y cognitivo de tus niños o tu bebé, y ayudarte en tu labor de padre o madre

Advertisement
Descargar
Imprimir

Un hueco en el belén

Llévate estos cuentos
Cuentos para niños
Cuentos para dormir

Cuento navideño sobre el amor de Dios

Simón era un pequeña figurita de plástico para poner en cualquier esquina de un belén navideño. Había nacido en una gran fábrica en china y ni siquiera estaba muy bien pintado, así que siempre le tocaba estar lejos del portal, rellenando cualquier hueco o dejándose mordisquear por los niños de la casa. Pero quería mucho al Niño, quien todos los días le miraba y sonría desde el pesebre. Él solo soñaba con que algún año le colocaran cerca del portal…

Una noche, poco antes de Navidad, María hizo llamar a todo el mundo.

- Necesitamos vuestra ayuda. Está a punto de empezar una gran guerra y Jesusito ha tenido que irse para tratar de evitarla. Alguien tiene que sustituirle hasta que vuelva.

- Yo lo haré - dijo un precioso angelito-. No creo que sea difícil hacer de bebé.

El angelito ocupó su puesto en el pesebre, así que otro angelito tuvo que ocupar el lugar que dejó vacío. A ese otro angelito lo sustituyó un pastorcillo… y así muchas figuritas tuvieron que cambiar sus puestos. Con los cambios, Simón terminó haciendo de pastor, mucho más cerca del portal de lo que le había tocado nunca.

Pero no salió bien. El angelito era precioso y lloraba como un bebé, pero se notaba muchísimo que no era el Niño. José tuvo que pedirle que se marchara y buscaron otro sustituto. Nuevamente las figuritas cambiaron sus puestos y Simón terminó aún más cerca del portal.

El nuevo sustituto tampoco supo imitar al Niño. Y tampoco ninguno de los muchos otros que siguieron probando durante toda la noche. Con los cambios, Simón llegó a estar bastante cerca del portal. Emocionado, ayudaba en todo lo que podía: cepillaba los animales, limpiaba el establo, llevaba el agua, charlaba con los ancianos, cantaba con los angelitos... Lo hizo tan bien que, cuando por fin encontraron un buen sustituto, María y José le dejaron quedarse por allí cerca.

Era la más feliz figurita del mundo y solo una cosa le intrigaba: había ido por agua cuando eligieron al sustituto y no había visto quién era. Siempre que miraba estaba cubierto por las sábanas y, como nadie echaba de menos al verdadero Niño, Simón tenía la esperanza de que fuera el mismo Jesús quien había vuelto. Un día no pudo más y, aprovechando que era temprano y todos dormían, miró bajo las sábanas…

Cuando sacó la cabeza una enorme lágrima rodaba por su mejilla. María le miraba dulcemente.

- No está…

- Lo sé - dijo María-. No hay nadie. El sustituto de Jesús no está en la cuna. Eres tú, Simón.

- Pero si yo solo soy una figurita mal hecha…

- ¡No estarás tan mal hecha cuando has conseguido que nadie se dé cuenta de que no estaba! Mira, Simón, tú has hecho lo que mejor se le da a Jesús: querer a todos tanto que se sientan verdaderamente especiales ¿Verdad que lo sentías cuando Él te miraba cada día? Y los demás lo sienten gracias a ti.

Simón sonrió.

- Jesús me ha pedido que sigas guardándole el secreto. Sigue buscando sustitutos como tú en cada pequeño rincón del mundo, para convertirlo en un lugar mejor ¿Querrías seguir siendo el niño invisible de este nacimiento?

¡Por supuesto que quería! Y así fue cómo Simón se unió a la inmensa lista de gente que, como querría Jesús, celebran la Navidad haciendo que su pequeño mundo sea un poco mejor.

¡Vamos a trabajar el cuento, ahora que aún está fresco!

Un minuto para pensar...

Simón no ha tenido mucha suerte en la vida, pero no pierde el tiempo quejándose de su situación y al final consigue mejorarla ¿qué crees que habría ocurrido si se hubiera dedicado a quejarse y protestar? ¿Te gustan los quejicas? ¿Crees que a la gente le gusta estar rodeada de quienes no hacen más que quejarse? ¿Qué deberías hacer cuando las cosas no sean como a ti te gustaría?

Una buena conversación

Todos hemos vivido alguna situación en la que alguien que no esperábamos nos ha hecho sentir importantes. Cuéntale a tu hijo qué sentiste en ese momento y la enorme capacidad transformadora que tienen esos pequeños gestos en quienes los reciben, y buscad alguna forma de hacer sentir especiales a las personas que os rodean

¿Y si pasamos a la acción?

Este cuento habla del amor de Dios y de cómo hacerlo llegar a todas las personas ¿Qué tal si hacemos un esfuerzo en la familia por acercarnos a todos los Simones del mundo, y conseguimos que nadie sea invisible? Un buen comienzo sería saludar amablemente o desear "Feliz Navidad" y "Feliz año nuevo" a las personas que nos encontremos, y no solo a aquellos que se parezcan más a nosotros o que tengan un aspecto más "normal"

Cuentos gratis en tu eMail

Recibirás nuestros cuentos, guías y otros recursos

síguenos


Si te gustó, por favor, en serio te lo pido, regálame un +1
Puntuación media: 9.8 (6 votes)
si te gustan estos cuentos, puedes recibir las nuevas publicaciones por eMAIL

( afortunadamente, enviártelos no nos cuesta nada )

¿Prefieres buscar los cuentos, o utilizar los valores o personajes que contienen? También puedes hacerlo utilizando estos enlaces

buscar en la colección

Niños con valores

Esta es una lista de los distintos tipos de clasificaciones de los cuentos infantiles en que está organizado este sitio




Si lo que quieres es corregir conductas, aquí tienes los cuentos para corregir comportamientos