Poesía de Navidad: El ladrón del portal

Toca la imagen del cálamo de abajo para acceder gratis a nuestra mejor selección de cuentos. Descárgalos y disfruta de ellos siempre que quieras

Advertisement

¿Dónde empezar? Descarga la guía gráfica "Educar con cuentos", disfruta nuestros videocuentos y prueba Jakhu Cuentos, nuestra app de cuentos infantiles.

Ficha del cuento
9.8

Valores

Humildad y amor

Enseñanza

Un breve poema para recordar el mensaje de la Navidad

Ambientación

El portal de Belén

Personajes

Un pastor, el niño Jesús y la Virgen María

Abajo tienes el texto del cuento y un enlace para descargarlo. Úsalo para trabajar el desarrollo emocional y cognitivo de tus niños o tu bebé, y ayudarte en tu labor de padre o madre

Advertisement
Descargar
Imprimir

Poesía de Navidad: El ladrón del portal

Llévate estos cuentos
Cuentos para niños
Cuentos para dormir

Un breve poema para recordar el mensaje de la Navidad

Este año quiera aprovechar para felicitaros a todos las navidades con una sencilla rima que hice pensando para que fuera fácil recitarla en el cole de mis peques. Espero que os guste y... ¡Felices Fiestas!

*****

Era ya noche en Judea,
contaba un niño pastor
cuando al pasar junto a un pueblo
un bebé me sonrió
.

No fue una sonrisa hueca,
ni fue un gesto juguetón.
Tampoco mostraba queja
aunque muy pobre nació.
Fue una sonrisa perfecta
que… ¡estaba llena de Amor!

Pero al verlo tan humilde,
durmiendo sobre un cajón
,
me llegué a sentir muy triste.
Y tan gran pena me dio
que, aprovechando un despiste,
lo tomé como un ladrón
para llevarlo conmigo
y poder darle algo mejor.

Cuando, al momento siguiente,
Su madre ya no lo vio
fue a buscarlo entre la gente
,
mas tampoco lo encontró.
Preocupada por su suerte
casi moría de dolor
Y llorando dulcemente
entre lágrimas cantó:

“¿Quién apagó las estrellas
llevándose su color?
¿Quién nos ha dejado a oscuras
robando a quien hizo el sol?
¿Quién prefiere andar perdido
y no tener Salvador?
¿Quién se ha llevado a mi Niño?
¿Quién ha robado al Señor?”

Viendo que allí lo querían
tan bien como lo haría yo,
aunque el miedo me vencía
,
tuve que hacer confesión:

“Yo me lo llevé un ratito,
lo guardé en mi corazón,
para decirle bajito:
Niño, te quiero un montón.”

La madre, con gran alivio,
sonriendo respondió:
“Para hacer eso, cariño,
no hay que secuestrar a Dios;
basta con que lo compartas
con cuanta más gente, mejor.
Y que, allá donde tú vayas,
hagas bien y des amor.”

Yo, que aún era pequeño,
aprendí bien la lección
.
Y desde entonces recuerdo
que ese Niño, que era Dios,
No solo me amó primero,
sino que me hizo mejor.


Si te gustó, por favor, en serio te lo pido, regálame un +1
Puntuación media: 9.8 (41 votes)
si te gustan estos cuentos, puedes recibir las nuevas publicaciones por eMAIL

( afortunadamente, enviártelos no nos cuesta nada )

¿Prefieres buscar los cuentos, o utilizar los valores o personajes que contienen? También puedes hacerlo utilizando estos enlaces

buscar en la colección

Niños con valores

Esta es una lista de los distintos tipos de clasificaciones de los cuentos infantiles en que está organizado este sitio




Si lo que quieres es corregir conductas, aquí tienes los cuentos para corregir comportamientos