El sartenazo

Toca la imagen del cálamo de abajo para acceder gratis a nuestra mejor selección de cuentos con actividades. Descárgalos y disfruta de ellos siempre que quieras

Advertisement

¿Dónde empezar? Descarga la guía gráfica "Educar con cuentos", disfruta nuestros videocuentos y prueba Jakhu Cuentos, nuestra app de cuentos infantiles.

Ficha del cuento
8.5

Valores

Saber perdonar

Enseñanza

La ley de "ojo por ojo, y diente por diente" no es solución a nada; si algo puede solucionar las cosas, es saber perdonar

Ambientación

Un restaurante de ranas junto a una charca

Personajes

Una rana, un sapo y una sartén

Abajo tienes el texto del cuento y un enlace para descargarlo. Úsalo para trabajar el desarrollo emocional y cognitivo de tus niños o tu bebé, y ayudarte en tu labor de padre o madre

Advertisement
Descargar
Imprimir

El sartenazo

Llévate estos cuentos
Cuentos para niños
Cuentos para dormir

Cuento infantil para saber perdonar

La rana Renata era la mejor cocinera de los pantanos y a su selecto restuaurante acudían todas las ranas y sapos de los alrededores. Sus "moscas en salsa de bicho picante" o sus "alitas de libélula caramelizadas con miel de abeja" eran delicias que ninguna rana debía dejar de probar, y aquello hacía sentirse a Renata verdaderamente orgullosa.
Un día, apareció en su restaurante Sopón dispuesto a cenar. Sopón era un sapo grandón y un poco bruto, y en cuanto le presentaron los exquisitos platos de Renata, comenzó a protestar diciendo que aquello no era comida, y que lo que él quería era una buena hamburguesa de moscardón. Renata acudió a ver cuál era la queja de Sopón con sus platos, y cuando este dijo que todas aquellas cosas eran "pichijiminadas", se sintió tan furiosa y ofendida, que sin mediar palabra le arreó un buen sartenazo.

Menuda trifulca se armó. A pesar de que Renata enseguida se dio cuenta de que tenía que haber controlado sus nervios, y no dejaba de pedir disculpas a Sopón, éste estaba tan enfadado, que decía que sólo sería capaz de perdonarla si él mismo le devolvía el sartenazo. Todos trataban de calmarle, a sabiendas de que con la fuerza del sapo y la pequeñez de la rana, el sartenazo le partiría la cabeza. Y como Sopón no aceptaba las disculpas, y Renata se sentía fatal por haberle dado el sartenazo, Renata comenzó a hacer de todo para que le perdonara: le dio una pomada especial para golpes, le sirvió un exquisito licor de agua de charca e incluso le preparó.. ¡una estupenda hamburguesa de moscardón!
Pero Sopón quería devolver el porrazo como fuera para quedar en paz. Y ya estaban a punto de no poder controlarle, cuando aparecio un anciano sapo caminando con ayuda de unas muletas.
- Espera Sopón-dijo el anciano- podrás darle el sartenazo cuando yo te rompa la pata. Recuerda que yo llevo muletas por tu culpa.
Sopón se quedó paralizado. Recordaba al viejo que acababa de entrar. Era Sapiencio, su viejo profesor que un día le había salvado de unos niños gamberros cuando era pequeño, y que al hacerlo se dejó una de sus patas. Recordaba que todo aquello ocurrió porque Sopón había sido muy desobediente, pero Sapiencio nunca se lo había recordado hasta ahora...
Entonces Sopón se dio cuenta de que estaba siendo muy injusto con Renata. Todos, incluso él mismo, cometemos errores alguna vez, y devolver golpe por golpe y daño por daño, no hacía sino más daño . Así que, aunque aún le dolía la cabeza y pensaba que a Renata se le había ido la mano con el sartenazo, al verla tan arrepentida y haciendo de todo para que le perdonase, decidió perdonarle. Y entonces pudieron dedicar el resto del tiempo a reirse de la historia y saborear la rica hamburguesa de moscardón, y todos estuvieron de acuerdo en que aquello fue mucho mejor que liarse a sartenazos.


Puntuación media: 8.5 (295 votes)

Otras versiones y opciones de este cuento

Como afiliados de Amazon ganamos dinero por las compras realizadas a través de este enlace

si te gustan estos cuentos, puedes recibir las nuevas publicaciones por eMAIL

( afortunadamente, enviártelos no nos cuesta nada )

¿Prefieres buscar los cuentos, o utilizar los valores o personajes que contienen? También puedes hacerlo utilizando estos enlaces

buscar en la colección

Niños con valores

Esta es una lista de los distintos tipos de clasificaciones de los cuentos infantiles en que está organizado este sitio




Si lo que quieres es corregir conductas, aquí tienes los cuentos para corregir comportamientos

Comentarios

no mola na da es patetico

no mola na da es patetico

olaaa! no se si erass er

olaaa! no se si erass er comentarioo pro uenooo t iistoo en la telee en kie kiere ser millonario i komo as disho la pagina pos la keria err esta shula!! ii aer si anas er millon eee! aiioos!

me gusterian cuentos mucho

me gusterian cuentos mucho más cortos respecto a la amistad (los valores sobre la amistad)

Saludos desde Hermosillo

Saludos desde Hermosillo Sonora, Mexico!!!!

Muy buen cuento, nos servirá mucho para un Programa de Prevención del Delito dirigido a niños.

Saludos Cordiales

Angelica Burrola y Juanita Jiménez

Un saludo desde Cartagena de

Un saludo desde Cartagena de Indias, en Colombia
Son importantes, geniales y muy productivos el espacio en su pagina como el cuento propuesto.
Para los padres y docentes tienen abos un valor pedagogico y de formación, como tambien de expresión, creo que deben invitar a los niños aque escriban sus apreciaciones no impoorta sino sabe leer y escribir convencionalmente (aqui deben buscar a un adulto traductor y transcriptor)

Gracias amigos

q lindo el cuento esta maravi

q lindo el cuento esta maravi wao ok me encanto bie bye

me parece muy adecuado y

me parece muy adecuado y moralizante.

Muy bonito el cuento sigamos

Muy bonito el cuento sigamos compartiendo gracias.