El exprimidor de nubes

Toca la imagen del cálamo de abajo para acceder gratis a nuestra mejor selección de cuentos con actividades. Descárgalos y disfruta de ellos siempre que quieras

Advertisement

¿Dónde empezar? Descarga la guía gráfica "Educar con cuentos", disfruta nuestros videocuentos y prueba Jakhu Cuentos, nuestra app de cuentos infantiles.

Ficha del cuento
8.6

Valores

Inquietud por aprender y humildad

Enseñanza

Nunca debemos dejar de aprender ni pensar que ya lo sabemos todo

Ambientación

Un antiguo reino

Personajes

Sabidina, los sabios y el rey

Abajo tienes el texto del cuento y un enlace para descargarlo. Úsalo para trabajar el desarrollo emocional y cognitivo de tus niños o tu bebé, y ayudarte en tu labor de padre o madre

Advertisement
Descargar
Imprimir

El exprimidor de nubes

Llévate estos cuentos
Cuentos para niños
Cuentos para dormir

Cuento sobre la inquietud por aprender

Sabidina era una niña que trabajaba limpiando y cuidando el edificio del consejo de los sabios del reino. Era una niña muy lista y estudiosa, y cuando tuvo la ocasión de aprender cerca de tantos sabios, no dejó pasar la oportunidad. Sin embargo, después de llevar un año con ellos, escuchando a hurtadillas sus reuniones, estaba muy preocupada: los sabios nunca hablaban de nada nuevo, todo era contar historias de cuando hicieron esto, o cuando aprendieron lo otro.
Sabidina había ido leyendo todos los libros de los que hablaban los sabios
, y de todos los temas que mencionaban, pero llegó un momento en que ya no sabía qué aprender, porque ya no contaban nada nuevo, así que Sabidina comenzó a leer nuevos libros por su cuenta sobre miles de cosas nuevas.
Sucedió que en aquel país llegó una sequía muy larga, algo que nunca había ocurrido en aquel lugar del mundo. Los sabios propusieron sus soluciones, pero como era algo que nunca habían vivido ni se habían molestado en estudiar, todas sus propuestas resultaron ineficaces. Sabidina, que se había convertido en una experta sobre el clima, viendo que sabía mucho más, se atrevió un día a interrumpir las deliberaciones de los sabios para proponer algunas soluciones. Los sabios, sin embargo, no le hicieron ni caso; dijeron que era un niña, que ellos eran los expertos, y que no les molestase más.
Sabidina se sintió tan triste y ofendida
, que a partir de aquel día dejó de asistir al edificio del consejo, y se encerró en el desván de su casa. Sólo salió de allí varios días después, empujando un carrito, y se fue directa a ver al rey, a quien mostró su invento: una extraña máquina con muchos botones y una larguísima tuba.
-Este es el exprimidor de nubes-dijo Sabidina-y acabará con la sequía.
-Hummm -comentó el rey, indrédulo - ¿de verdad funciona esto?
Sabidina se inclinó sobre la máquina y pronunció algunas palabras en voz baja, que se transformaron en unos extraños ruidos graves que salieron por la tuba como por un altavoz. Al poco, comenzó a caer una ligera lluvia que cesó al poco rato.
- ¿Has hecho magia?-dijo el rey- ¿eres una bruja?
- ¡Qué va!- respondió Sabidina-sólo es un poco de ciencia.
El rey se mostró entusiasmado y mandó llamar a los sabios para que vieran el invento, y Sabidina volvió a hacer una pequeña demostración. Los sabios entonces comenzaron a elucubrar sobre el genial invento: que si estaría basado en la rugosidad atmosférica, que si era producto de un espejismo lunar y otras tantas cosas igualmente ignorantes sobre el tema que arrancaban de Sabidina ligeras sonrisas.
Y al rato de comenzar a hablar los genios, comenzó a llover con una fuerza increible, como no se había visto nunca. Los sabios sigiueron hablando, y llovió aún con más fuerza, hasta tal punto, que el rey pidió a Sabidina que desconectara la máquina. La niña apagó la máquina y cesó de llover, y ante las miradas atónitas de todos, les explicó:

- El exprimidor de nubes sólo es un traductor. Traduce las palabras y las amplifica para que las nubes puedan entenderlas
- Y entonces, ¿por qué se pone a llover? -preguntó el rey
- ¡Ah!, eso es sólo porque las nubes tienen muy buen humor, y ¡lloran de risa cada vez que oyen una tontería!

Entonces todos miraron a los sabios en tono acusador, y éstos se pusieron rojos como tomates de pura vergüenza. Y aquella experiencia resultó estupenda para el reino: porque no sólo acabaron con la sequía, sino que dejaron la máquina encendida y a partir de aquel día, para evitar que las nubes les avergonzaran con su risa, los habitantes de aquel reino aprendieron a estudiar todo cuanto podían, y a no hablar de lo que no sabían.


Puntuación media: 8.6 (175 votes)

Otras versiones y opciones de este cuento

Como afiliados de Amazon ganamos dinero por las compras realizadas a través de este enlace

si te gustan estos cuentos, puedes recibir las nuevas publicaciones por eMAIL

( afortunadamente, enviártelos no nos cuesta nada )

¿Prefieres buscar los cuentos, o utilizar los valores o personajes que contienen? También puedes hacerlo utilizando estos enlaces

buscar en la colección

Niños con valores

Esta es una lista de los distintos tipos de clasificaciones de los cuentos infantiles en que está organizado este sitio




Si lo que quieres es corregir conductas, aquí tienes los cuentos para corregir comportamientos

Comentarios

Me gusto la historia ya que,

Me gusto la historia ya que, da una buena ensenanza sobre la necesidad que tenemos de aprender
Tambien me gusto porque da la ensenanza de estudiar y dejar hablar a los demas

este cuento me parece muy

este cuento me parece muy interesante nos enseña que nunca dejamos de aprender cosas nuevas de los demas sean personas mayores o pequeñas porque los adultos vemos las cosas de una manera y los pequeños de otra o la sabemos resolver de diferentes maneras.y

muy bueno el cuento, entrega

muy bueno el cuento, entrega muchas cosas

Muy buen cuento.. tiene muy

Muy buen cuento.. tiene muy bonito mensaje