Una vuelta al cole para valientes

Ficha del cuento
9.1

Valores

Valentía y simpatía

Enseñanza

La forma en que nos mostramos a los demás influye mucho en la manera en que nos tratan

Ambientación

El colegio del bosque

Personajes

Una conejita, su tía y los compañeros del cole

Abajo tienes el texto del cuento y un enlace para descargarlo. Úsalo para trabajar el desarrollo emocional y cognitivo de tus niños o tu bebé, y ayudarte en tu labor de padre o madre

Advertisement

Toca la imagen del cálamo de abajo para acceder gratis a nuestra mejor selección de cuentos. Descárgalos y disfruta de ellos siempre que quieras

Advertisement

¿Dónde empezar? Descarga la guía gráfica "Educar con cuentos", disfruta nuestros videocuentos y prueba Jakhu Cuentos, nuestra app de cuentos infantiles.

Descargar
Imprimir

Una vuelta al cole para valientes

Llévate estos cuentos
Cuentos para niños
Cuentos para dormir

Conejita valiente

El curso estaba apunto de comenzar, y Cony la conejita estaba asustada porque ese año iría a una escuela nueva. Tanto, que el día de antes cavó una profunda madriguera y se encerró en ella.

- Yo no salgo de aquí. Seguro que hay animales malos en el nuevo cole. Y maestros que asustan.

Así que llamaron a la tía Eleonora, su madrina. Ella siempre sabía qué hacer.

- No te preocupes, Cony. Te llevaré a varios colegios para elijas aquel en el que la gente te parezca más amable.

Convencida la conejita, a la mañana siguiente visitaron una escuela con una pinta espantosa. Tanto, que junto a la puerta había un vendedor de púas de erizo en llamas, tufo de mofeta y cuernos de toro.

- No entres ahí sin estas armas -dijo el vendedor-. Podría pasarte cualquier cosa.

Cony compró de todo y entró con mucho cuidado. Efectivamente, ahí no había nadie amable. Ni siquiera los cervatillos ni los koalas. Nadie le decía nada y Cony sentía que todos la miraban esperando el momento de atacarla. En toda la visita no tuvo ni un segundo de tranquilidad.

- ¡Qué escuela tan horrible, tía! - dijo cuando salieron.- Espero que la de mañana sea mejor.

Sin embargo, la cosa no parecía mejor en la segunda escuela. Otro vendedor vendía productos para protegerse. Le recomendó los dientes amenazantes y el caparazón guardaespaldas, y Cony se los puso y entró a la escuela esperando lo peor…

Pero nada más entrar un pequeño erizo se acercó a saludarla y se mostró muy simpático. Al poco un mono llegó sonriendo y le dio un gran abrazo. Así fue recorriendo la escuela rodeada de animales encantadores.

Pero Cony era muy lista, y pronto descubrió algo raro.

- Tía. Este lugar se parece mucho a la escuela que visitamos ayer. Y a alguno de estos animales ya lo he visto antes… Creo que todo esto es una trampa, ¡se hacen los simpáticos para atacarnos!

- Pero qué lista eres, sobrina - dijo Eleonora- no hay forma de engañarte. Pero no es ninguna trampa… mírate en ese espejo.

La conejita fue a mirarse. Los dientes amenazantes que había comprado no daban ningún miedo. Al contrario, parecía que Cony tenía una grandísima sonrisa. Además, detrás de su caparazón había un mensaje que decía “Me encantan los abrazos” y un pulgar hacia arriba. La verdad es que tenía un aspecto adorable.

- Mira ahora la foto que te hice ayer- siguió su tía, mostrándole la pinta que tenía con sus púas de erizo encendidas, su cara seria y su cuerno de toro.

- Vaya. Dan ganas de salir corriendo solo de verme - dijo Cony.

- Y eso es lo que pasó, cariño. Ayer no fueron amables porque tú no parecías nada amable. Pero hoy, esos mismos niños están encantados de estar y jugar contigo porque pareces mucho más simpática…

Cony entendió enseguida la trampa de su tía, y fue corriendo a ver al vendedor de la puerta, que no era otro que su papá disfrazado. Le dio un gran beso y le dijo:

- Gracias, papá, ya no tengo miedo de ir al cole. Ahora sé que yo misma puedo ayudar a que todos sean mucho más amables conmigo.

Eso sí, por si acaso, guardó en un bolsillo sus dientes amenazantes, por si algún día le costaba un poco más sonreír.

¡Vamos a trabajar el cuento, ahora que aún está fresco!

Un minuto para pensar...

Igual que a nosotros puede inquietarnos lo que vayan a hacer los demás, los demás también se pueden sentir temerosos ante nosotros ¿Has pensado alguna vez cómo te ven los demás? ¿Qué crees que podrías hacer o decir para que quienes no te conocen se sientan más a gusto contigo la primera vez? Piensa si podrías actuar con otras personas de la manera en la que te gustaría que te trataran cuando no las conoces, porque igual ellas tienen tus mismas preocupaciones.

Una buena conversación

El temor a lo desconocido hace que resulte más difícil y de más miedo comenzar en nuevos sitios o con nuevas personas. Cuéntale a tu hijo alguno de esos primeros días en el trabajo o en alguna otra circunstancia similar en la que estuvieras especialmente inquieto, y que al final resultara todo bien y fuera origen de grandes experiencias y amistades.

¿Y si pasamos a la acción?

Hacer que la gente se sienta a gusto a nuestro lado es un cualidad valiosísima que hay que cultivar. Os propongo convertir a la familia en recolectores de sonrisas "amenazantes": se trata de conseguir sonrisas en cualquier persona (desconocida o conocida) a través de gestos o palabras. Para ello crearéis una figura que represente a cada uno, y al final del día os juntaréis para hacer recuento y colocar el caparazón de los abrazos en la figura de quien más sonrisas haya conseguido, para ponerle en el centro de una gran montaña de abrazos que os ayude a terminar el día de forma muy divertida.

Cuentos gratis en tu eMail

Recibirás nuestros cuentos, guías y otros recursos

síguenos


Si te gustó, por favor, en serio te lo pido, regálame un +1
Puntuación media: 9.1 (2 votes)
si te gustan estos cuentos, puedes recibir las nuevas publicaciones por eMAIL

( afortunadamente, enviártelos no nos cuesta nada )

¿Prefieres buscar los cuentos, o utilizar los valores o personajes que contienen? También puedes hacerlo utilizando estos enlaces

buscar en la colección

Niños con valores

Esta es una lista de los distintos tipos de clasificaciones de los cuentos infantiles en que está organizado este sitio




Si lo que quieres es corregir conductas, aquí tienes los cuentos para corregir comportamientos