Augustito Calentito

Toca la imagen del cálamo de abajo para acceder gratis a nuestra mejor selección de cuentos. Descárgalos y disfruta de ellos siempre que quieras

Advertisement

¿Dónde empezar? Descarga la guía gráfica "Educar con cuentos", disfruta nuestros videocuentos y prueba Jakhu Cuentos, nuestra app de cuentos infantiles.

Ficha del cuento
8.4

Valores

Fortaleza y voluntad

Enseñanza

Desarrollar la fortaleza y la fuerza de voluntad se consigue a través de las pequeñas renuncias de cada día

Ambientación

Una ratonera

Personajes

Dos ratones

Abajo tienes el texto del cuento y un enlace para descargarlo. Úsalo para trabajar el desarrollo emocional y cognitivo de tus niños o tu bebé, y ayudarte en tu labor de padre o madre

Advertisement
Descargar
Imprimir
cuento con voces, efectos de sonido y música
cuento con sonido en inglés británicocuento con sonido en inglés americanocuento con voces, efectos de sonido y música

escúchalo

click en la flecha del idioma

Augustito Calentito

Llévate estos cuentos
Cuentos para niños
Cuentos para dormir

Cuento sobre la fuerza de voluntad

Augustito Calentito era un ratoncillo de ciudad que vivía plácidamente en una gran casa, con todas las comodidades que ningún ratón pudiera soñar: siempre encontraba agua tibia para bañarse, comida aún caliente, ropa de abrigo o lo que fuera. Con él vivía un tipo raro, Duretas Aguantetas, que incomprensiblemente, a pesar de tener todas esas comodidades, cada día renunciaba a una o dos de ellas. Era capaz de lavarse con agua fría teniéndola caliente, o de mordisquear puerros teniendo al lado un trozo de queso. Y lo peor era cuando trataba de convencer al bueno de Augustito para que también lo hiciera:

- Venga, hombre, te harás un tipo más duro. ¡Que te estás convirtiendo en un blandito! - le decía.

Y el pobre Augustito se daba la vuelta, se envolvía en su manta calentita y se ponía a leer, pensando cómo podía haber todavía gente tan bruta.

Pero la desgracia quiso que una noche cayera tal nevada en la ciudad, que la ratonera de nuestros amigos quedó completamente sepultada y aislada por una montaña de nieve. Trataron de salir, pero el frío era intenso y no creyeron poder cavar un túnel con tanta nieve, así que decidieron esperar. Pasaron los días, seguían rodeados de nieve, y ya no tenían comida. Duretas aguantaba bastante bien, pero el bueno de Augustito, privado de sus baños, su comida y su abrigo, estaba a punto de perder el control. Era un tipo culto, que había estudiado mucho, y sabía que no aguantarían más de 3 días sin comida, los mismos que habían calculado que necesitaban para cavar el túnel a través de la nieve, así que no les quedaba otro remedio que lanzarse a cavar.

Pero en cuanto tocó la fría nieve, Augustito dio media vuelta. No podía con aquel frío, ni con tanta hambre ¡ni siquiera sabiendo que estaba a punto de morir! Duretas, sin embargo, lo aguantaba bastante bien, y comenzó a cavar, al tiempo que animaba a su compañero a hacer lo mismo. Pero Augustito estaba paralizado, no podía aguantar tan terribles condiciones, y ni siquiera podía pensar con claridad. Y entonces vio a Duretas, "aquel bruto", y comprendió que era mucho más sabio de lo que parecía, pues en lugar de hacer como él, se había acostumbrado a hacer las cosas porque quería, y no sólo las más apetecibles de cada momento. Y podía mandar cavar a sus patitas sin importar que estuvieran moradas por el frío, algo imposible para él mismo, por mucho que lo desease. Y con esos pensamientos, y una lágrima de impotencia, se echó sobre el calentito montón de plumas que le servía de cama, dispuesto a dejarse morir.

Cuando abrió los ojos, creyó estar en el cielo, pues la cara de un angelito le estaba sonriendo. Pero con gran alegría comprobó que sólo era la enfermera, quien le contó que llevaban días curándole, desde que un valiente había llegado allí con las cuatro patas congeladas, y les había indicado cómo encontrarle antes de caer sin fuerzas. Cuando Augustito corrió a agradecer a Duretas su ayuda, le encontró en pie, muy recuperado. Había perdido varios dedos y una oreja, pero se le veía alegre. Augustito se sentía muy culpable, pues él estaba entero, pero el bruto de Duretas le respondió:

- No te preocupes, si no fuera por esos dedos y esa oreja, yo tampoco estaría aquí. ¡No han podido tener mejor uso!

Por supuesto, siguieron siendo grandes amigos, pero Augustito ya nunca pensó en Duretas como un bruto, y junto a él, se propuso recuperar el control de su calentito y caprichoso cuerpecito, renunciando cada día a una de esas innecesarias comodidades de la vida moderna.


Si te gustó, por favor, en serio te lo pido, regálame un +1
Puntuación media: 8.4 (238 votes)

Otras versiones y opciones de este cuento

si te gustan estos cuentos, puedes recibir las nuevas publicaciones por eMAIL

( afortunadamente, enviártelos no nos cuesta nada )

¿Prefieres buscar los cuentos, o utilizar los valores o personajes que contienen? También puedes hacerlo utilizando estos enlaces

buscar en la colección

Niños con valores

Esta es una lista de los distintos tipos de clasificaciones de los cuentos infantiles en que está organizado este sitio




Si lo que quieres es corregir conductas, aquí tienes los cuentos para corregir comportamientos

Comentarios

excelente!!!!!! muy bueno.

excelente!!!!!!
muy bueno. tanto niños como maestra dijimos excelente cuento.

los cuentos con valores son

los cuentos con valores son los que hace falta leer y escuchar a los niños en las ecuelas, gracias por facilitarnos esta tarea.

GRACIAS POR TODOS LOS

GRACIAS POR TODOS LOS HERMOSOS CUENTOS QUE USTEDES ENVIAN A MI CORREO,SOY MAESTRA DE BASICA PRIMARIA Y AL INICIAR LAS CLASES SIEMPRE LES LEO UNO DE ESTOS CUENTOS, ADEMAS DE CAPTAR LA ATENCION DE LOS ESTUDIANTES, APRENDEMOS DE FORMA DIVERTIDA SOBRE VALORES, HAN SIDO DE GRAN AYUDA PARA MI DESEMPEÑO. DIOS LOS BENDIGA