El cuento más rápido del mundo

Toca la imagen del cálamo de abajo para acceder gratis a nuestra mejor selección de cuentos. Descárgalos y disfruta de ellos siempre que quieras

Advertisement

¿Dónde empezar? Descarga la guía gráfica "Educar con cuentos", disfruta nuestros videocuentos y prueba Jakhu Cuentos, nuestra app de cuentos infantiles.

Ficha del cuento
9

Valores

Evitar las prisas

Enseñanza

A menudo nos perdemos grandes momentos con nuestros niños por dejarnos llevar por la impaciencia y las prisas

Ambientación

Una casa moderna

Personajes

Un niño, su mamá y un cuento

Abajo tienes el texto del cuento y un enlace para descargarlo. Úsalo para trabajar el desarrollo emocional y cognitivo de tus niños o tu bebé, y ayudarte en tu labor de padre o madre

Advertisement
Descargar
Imprimir

El cuento más rápido del mundo

Llévate estos cuentos
Cuentos para niños
Cuentos para dormir

Cuento para evitar las prisas y el stress

El cuento más rápido del mundo había conseguido ser tan rápido porque muchos papás y mamás andaban persiguiéndolo.

- Mami, cuéntame un cuento

- No, que ya es muy tarde…

- Solo uno muy rápido, porfi…

Y entonces la mamá se lanzaba a la búsqueda de ese cuento tan rápido. Pero el cuento no quería que lo usaran de una forma tan poco respetuosa.

- Soy un cuento como todos los demás. Quiero que me cuenten con calma.

Y salía corriendo y no se dejaba atrapar. Hasta que una mamá le puso una trampa.

- Yo te contaré con calma - le dijo. Y el cuento, que tenía infinitas ganas de que lo contaran, no quiso escapar.

- Uuuuuuuuno - dijo la mamá muy despacio. - Ya está, ya te he contado un cuento. Justo como querías, uno rápido, y ahora a dormir.

El niño y el cuento se sintieron engañados, y juntos inventaron la forma de compensar aquella injusticia.

- Conseguiremos que mamá me lea tus páginas.

A la mañana siguiente, el niño había desaparecido. Su mamá lo buscó por todas partes, pero solo encontró un papel que decía:

- Volveré cuando tengas tiempo para leerme un cuento.

La mamá se angustió y se preguntaba dónde habría ido. Se olvidó del trabajo y de todas las demás cosas, y dedicó todo el día a buscar a su hijo. Al caer la noche, se sentía tan mal por haber hecho que su hijo se marchara por no haberle querido contar un cuento, que se puso a leer todos los cuentos de la casa. Pensó que si se los aprendía podría volver a contárselos si algún día volvía. Entonces encontró ese maldito cuento, “El cuento más rápido del mundo”. Era el único que no se sabía, porque nunca tenía tiempo para leerlo.

Cuando lo abrió, leyó sorprendida la historia de una madre que engañaba a su hijo para no contarle un cuento, y lo perdía, y lo buscaba por todas partes… Emocionada, leyó y leyó hasta el final, justo para descubrir que su niño estaba allí, escondido en la última página del cuento más rápido del mundo, esperando para darle un grandísimo abrazo, feliz de que su madre por fin hubiera tenido tiempo para leer un cuento.

****

- Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado ¿Te ha gustado, cariño?

- ¡Claro que sí, mamá! Pero no ha sido el cuento más rápido del mundo.

- Ya, pero será mejor si lo dejamos así, por si lo encuentran alguna mamá o algún papá demasiado acelerados.

- Es verdad, seguro que les gustará.

- Pues ahora sí. Colorín, colorado, este cuento tan rápido a otra casa se ha marchado.


Si te gustó, por favor, en serio te lo pido, regálame un +1
Puntuación media: 9 (31 votes)
si te gustan estos cuentos, puedes recibir las nuevas publicaciones por eMAIL

( afortunadamente, enviártelos no nos cuesta nada )

¿Prefieres buscar los cuentos, o utilizar los valores o personajes que contienen? También puedes hacerlo utilizando estos enlaces

buscar en la colección

Niños con valores

Esta es una lista de los distintos tipos de clasificaciones de los cuentos infantiles en que está organizado este sitio




Si lo que quieres es corregir conductas, aquí tienes los cuentos para corregir comportamientos