La poción de la mala vida

Toca la imagen del cálamo de abajo para acceder gratis a nuestra mejor selección de cuentos con actividades. Descárgalos y disfruta de ellos siempre que quieras

Advertisement

¿Dónde empezar? Descarga la guía gráfica "Educar con cuentos", disfruta nuestros videocuentos y prueba Jakhu Cuentos, nuestra app de cuentos infantiles.

Ficha del cuento
8.6

Valores

Vida sana

Enseñanza

Aunque cueste un poco, para llevar una vida sana y feliz, hay que comer un poco de todo y hacer algo de ejercicio

Ambientación

El bosque de las brujas

Personajes

Unas brujas malvadas, un niño y un doctor

Abajo tienes el texto del cuento y un enlace para descargarlo. Úsalo para trabajar el desarrollo emocional y cognitivo de tus niños o tu bebé, y ayudarte en tu labor de padre o madre

Advertisement
Descargar
Imprimir

La poción de la mala vida

Llévate estos cuentos
Cuentos para niños
Cuentos para dormir

Cuento para fomentar una vida sana

Hace muchos, muchos años, todas las personas estaban fuertes y sanas. Hacían comidas muy variadas, y les encantaban la fruta, las verduras y el pescado; diariamente hacian ejercicio y disfrutaban de lo lindo saltando y jugando. La tierra era el lugar más sano que se podía imaginar, y se notaba en la vida de la gente y de los niños, que estaban llenas de alegría y buen humor. Todo aquello enfadaba terriblemente a las brujas negras, quienes sólo pensaban en hacer el mal y fastidiar a todo el mundo.
La peor de todas las brujas, la malvada Caramala, tuvo las más terrible de las ideas: entre todas unirían sus poderes para inventar una poción que quitase las ganas de vivir tan alegremente. Todas las brujas se juntaron en el bosque de los pantanos y colaboraron para hacer aquel maligno hechizo. Y era tan poderoso y necesitaban tanta energía para hacerlo, que cuando una de las brujas se equivocó en una sola palabra, hubo una explosión tan grande que hizo desaparecer el bosque entero.

La explosión convirtió a todas aquellas malignas brujas en seres tan pequeñitos y minúsculos como un microbio, dejándolas atrapadas en el líquido verde de un pequeño frasco de cristal que quedó perdido entre los pantanos. Allí estuvieron encerradas durante cientos de años, hasta que un niño encontró el frasco con la poción, y creyendo que se trataba de un refresco, se la bebió entera. Las microscópicas y malvadas brujas aprovecharon la ocasión y aunque eran tan pequeñas que no podían hacer ningún daño, pronto aprendieron a cambiar los gustos del niño para perjudicarle. En pocos días, sus pellizquitos en la lengua y la boca consiguieron que el niño ya no quisiera comer las ricas verduras, la fruta o el pescado; y que sólo sintiera ganas de comer helados, pizzas, hamburguesas y golosinas. Y los mordisquitos en todo el cuerpo consiguieron que dejara de parecerle divertidísimo correr y jugar con los amigos por el campo y sólo sientiera que todas aquellas cosas le cansaban, así que prefería quedarse en casa sentado o tumbado.
Así su vida se fue haciendo más aburrida, comenzó a sentirse enfermo, y poco después ya no tenía ilusión por nada; ¡la maligna poción había funcionado!. Y lo pero de todo, las brujas aprendieron a saltar de una persona a otra, como los virus, y consiguieron que el malvado efecto de la poción se convirtiera en la más contagiosa de las enfermedades, la de la mala vida.

Tuvo que pasar algún tiempo para que el doctor Sanis Saludakis, ayudado de su microscopio, descubriera las brujitas que causaban la enfermedad. No hubo vacuna ni jarabe que pudiera acabar con ellas, pero el buen doctor descubrió que las brujitas no soportaban la alegría y el buen humor, y que precisamente la mejor cura era esforzarse en tener una vida muy sana, alegre y feliz. En una persona sana, las brujas aprovechaban cualquier estornudo para huir a toda velocidad.
Desde entonces, sus mejores recetas no eran pastillas ni inyecciones, sino un poquitín de esfuerzo para comer verduras, frutas y pescados, y para hacer un poco de ejercicio. Y cuantos pasaban por su consulta y le hacían caso, terminaban curándose totalmente de la enfermedad de la mala vida.


Puntuación media: 8.6 (333 votes)

Otras versiones y opciones de este cuento

Como afiliados de Amazon ganamos dinero por las compras realizadas a través de este enlace

si te gustan estos cuentos, puedes recibir las nuevas publicaciones por eMAIL

( afortunadamente, enviártelos no nos cuesta nada )

¿Prefieres buscar los cuentos, o utilizar los valores o personajes que contienen? También puedes hacerlo utilizando estos enlaces

buscar en la colección

Niños con valores

Esta es una lista de los distintos tipos de clasificaciones de los cuentos infantiles en que está organizado este sitio




Si lo que quieres es corregir conductas, aquí tienes los cuentos para corregir comportamientos

Comentarios

muy buen cuento se lo conte a

muy buen cuento se lo conte a mi hermosa hija y deo de comer chatarra es lamas hermosa de las niñas y la amo por que es mas preciosa que la de ustedes...

Felicitacines!!!es muy bueno

Felicitacines!!!es muy bueno contar con tanto material tan bien elaborado.Gracias continuen así.Sandra.

Hola soy madre de familia de

Hola soy madre de familia de tres niñas de preescolar y me parecio un cuento muy bonito para conterselo a los compañeros del salon de mis hijas y que mediante un cuento tomen conciencia de que deben alimentarse muy bien para no enfermarse y sobre todo hacer mucho ejercicio porque con eso de los video juegos ya no hacen ejercicio y eso es malo

Me parece un cuento my

Me parece un cuento my actual ya que hoy la comida está tan intervenida , que nos encontramos con chicos con exceso de peso y enfermos.
es necesario hacer algo pronto ....

Buenas tardes: Un cálido

Buenas tardes:
Un cálido saludo desde la Isla del Encanto, Puerto Rico.Este cuento me ha parecido fabuloso. Su autor ha utilizado todo su ingenio para llevar el mensaje a los niños sobre la importancia de comer sano y hacer ejercicios. Excelente

Me parece muy apropiado en

Me parece muy apropiado en estos tiempos en que los niños remplasan una buena comida por la comida chatarra producto del bombardeo televisivo y demas

Más allá de los valores

Más allá de los valores que quieres entregar con el cuento, lo que no comparto es entregar al niño conceptos como: brujas, el mal, la más malvada, terrible, maligno, la mala vida etc. Encuentro que en este sentido el cuento está sobrecargado y me hubiese gustado transmitir el valor de una vida sana desde una perspectiva diferente.

Reconozco que a mí también

Reconozco que a mí también me gustan los cuentos más positivos, pero bueno, hay temas más difíciles que otros, y los cuentos también surgen de muchas formas distintas, y creo que es bueno que haya cierta variedad.
Hay que tener en cuenta que dependiendo del carácter de las personas, hay niños y adultos que reacionan mejor cuando se les presentan cosas buenas que conseguir, y otros que reaccionan mejor ante lo que quieren evitar, y esto tiene que ver más con el carácter que con la educación que se quiera inculcar, que por supuesto debe ser positiva (igual escribo un poco sobre estos temas en algún artículo más adelante). Está claro que este cuento está más orientado hacia el segundo grupo, y que para los niños más sensibles la idea de tener brujitas por el cuerpo es inquietante y desaconsejable...

Lo bueno es que como seguiremos contando y creando cuentos, ¡seguro que habrá otros mejores!, y que siempre tendremos donde elegir :-)

Y muchas gracias por tu comentario. Destapa un tema que sería bueno tener en cuenta a la hora de contar este cuento, y especialmente respecto a quién contarlo.

Bellísima historia Permite

Bellísima historia
Permite hacernos conciente de la necesidad de comer sano, mover el cuerpò y fundamentalmente reconocer el buen humor y la alegría como ingredientes primordiales de una buena vida.
Gracias por este hermoso mensaje.
¡¡Suerte!! Hasta la próxima historia.
Diana

Hermoso el cuento para

Hermoso el cuento para niños que no quieren comer y llevarse sentados frente al televisor. También una enseñanza para los padres, de cómo alimentar a sus niños y hacer el esfuerzo de salir con ellos a algún parque a jugar.

me parese que las brujas no

me parese que las brujas no son como siempre nosotros pensamos que son eso cuentos son solo ficticios te lo aseguro creelo